dijous, 21 d’abril de 2011

Sant Jordi o l’Orgull Lector

Estem voltat d’aficions. La gent tenim tendències que ens agrada satisfer i que, exercint-les, convertim en aficions. Passatemps en dèiem abans, i la deriva semàntica indica que avui el temps dedicat a un mateix (i no a treballar) ja no és temps perdut sinó guanyat.

Estem envoltats de gent orgullosa de les seves aficions, i l’orgull els endú a explicar-nos-les: caminades formidables, campionats d’escacs i fins hi ha a qui els agraden les curses de cotxes . Sobre això darrer, es veu que és apassionant la relació que hi ha entre el llast de la betzina del dipòsit i l’avantatge de no repostar.

Algunes aficions són però secretes, o quasi. La lectura és més un vici que una afició. Ens n’estem de publicitar el que llegim o hem llegit. No volem semblar rates de biblioteca o asocials que ens tanquem a casa amb un llibre a les mans.

Però la lectura, a més d’utilitat (i n’és!) és un plaer. Si així ho sentim, n’hem d’estar orgullosos. Ho hem de proclamar. Hem de fer-ho per ser aficionats autèntics, ja que aquests exhibeixen el seu plaer (i les satisfaccions que els comporta) amb orgull.

Orgull lector per aquest Sant Jordi!

I com a mostra del que pot ser l’Orgull lector, tres botons

#jollegeixo

Iniciativa de lletrA, la literatura catalana a internet, que edita la UOC sota la intel·ligent tutela de Teresa Fèrriz. #jollegeixo, promou que els lectors (orgullosos), durant aquesta setmana de Sant Jordi, ens diguem què estem llegint, quin llibre recomanem, quin ens agradaria que ens regalessin o quin volem comprar ... Això corre per Twitter (afegiu el hashtag #jollegeixo al vostre missatge de Twitter) o Facebook (esdeveniment jollegeixo).. Podeu fer-ne seguiment en directe a l'OfflletrA i, físicament, a la seu de la UOC de Rambla de Catalunya, 6 de Barcelona.

Diu la Teresa: “L'objectiu és molt senzill però gens fàcil: aconseguir que els lectors i lectores catalanes comparteixin, amb orgull, el seu llibre de Sant Jordi amb un tuit o al mur del FB”

Què llegeixes?

El QL és una iniciativa de la Institució de les Lletres Catalanes que ja te tres anys de vida (tot una eternitat en aquest món tan perenne d’Internet) i que pilota Carlota Torrents. Un lloc web on alimentar-se d’Orgull lector i on compartir-lo. El Què llegeixes? o QL és un fòrum sobre llibres que va néixer el 23 d’abril de 2008 i que té per antecedent el joc amb el mateix nom dissenyat pe Oriol Comas que es va fer el 2005, Any del Llibre i la Lectura.

QL estrena cara nova, amb una pàgina de benvinguda més atractiva i molt més entenedora. Manté els fòrums, els jocs, l’agenda i la vincloteca i celebra el seu 3r aniversari amb quasi 10.000 quellegistes i més de 6.000 llibres comentats!

Llibres lliures

Una iniciativa de la que m’assabento a través de DHUBdoc i que consisteix en “alliberar” llibres per Sant Jordi. La van fer divendres passat (però com inici de la setmana de Sant Jordi) i consisteix en deixar lliures llibres i documents sobre art i disseny a llocs públics. A més del Centre de Documentació del DHUB, ho fan el CCCB, el MNAC, la Fundació Joan Miró, la Fundació Antoni Tàpies, el Museo de Arte Contemporánea de Vigo (MARCO) i el de Castilla y León (MUSAC).

Diuen que és una iniciativa impulsada pel centre-museu ARTIUM de Vitoria-Gasteiz i és el cinquè any consecutiu que la celebres. Enguany fins un total de 31 centres i museus espanyols van inundar de llibres d’art les ciutats.31 centres units en l’experiència de BookCrossing “alliberant” més de 2.500 volums procedents de la borsa de duplicats de les seves respectives biblioteques.

Diu DHUBdoc: “L’objectiu d’aquesta iniciativa és sumar a les biblioteques dels museus d’art en l’esforç per al foment de la lectura i, més en concret, en la difusió del coneixement de les diferents disciplines artístiques.” Una acció de BookCrossing que fomenta la lectura i l’Orgull lector.

I jo que em pregunto, per on havia de passar per trobar-me’n algun?

dissabte, 9 d’abril de 2011

Estos sutiles y persistentes cambios que nos rodean, envuelven y penetran, lentamente

Saco el tiempo de donde no lo tengo para acudir a la cita anual con el Library Journal del 1 de abril que repasa lo más importante en la industria de los sistemas de gestión de bibliotecas. El último ‘Automation Marketplace’, lo firma, como en los últimos años, Marshall Breeding y lleva por título “The New Frontier (The battle intensifies to win hearts, minds, and tech dollars)”.

El seguimiento continuado de estos repasos anuales del mismo tema, bajo el mismo esquema y por la misma persona nos permite tener una visión relativamente precisa de hacía donde se mueven las cosas (de forma lenta pero constante), adivinar las tendencias que subyacen bajo las modas.

A mi entender, el ritmo de nuestro tiempo viene marcado por tres presiones que se manifiestan también en el ámbito de la automatización de las bibliotecas: la presión por ahorrar, la presión por visualizar y la presión por renovar.

La presión por ahorrar
El artículo de Breeding de este año y los de los años anteriores señalan tres efectos (el SaaS, los consorcios y la nube) de una misma tendencia (el ahorro de costes). Las empresas tradicionalmente vendedoras de tecnología proporcionan hoy, para quien quiera, el alojamiento del software (lo hace en España Innovative y VTLS, que yo sepa). Los consorcios bibliotecarios, tradicionalmente centrados en la gestión de catálogos o la contratación de recursos electrónicos, se desplazan de forma lógica a la provisión de servicios (lo hace en España, que yo sepa, el CBUC para sus miembros). Finalmente, los ordenadores antaño comprados para ser dedicados a una aplicación hasta su obsolescencia están siendo substituidos por la computación en la nube, o, dicho de forma más llana, hay un proceso de externalización del hardware a empresas especializadas en ello que optimizan recursos y costes (lo hace en España, entre muchos otros Nexica).

Lo sustancial: gestionar la biblioteca, no gestionar la tecnología. Hemos perdido demasiado tiempo con las máquinas. Muchos recursos buscando recursos para comprar máquinas y para hacerlas funcionar. Esto no será (no debería ser) nunca más estratégico (para las bibliotecas, al menos). Será táctico, y, por lo tanto, externalizable o consorciable.

La presión por visualizar
Los últimos artículos de Breeding (*) ya destacaban la aparición de las herramientas de descubrimiento, la primera de las cuales fue seguramente AquaBrowser. Estos instrumentos hacen posible hacer consultas en bases de dados muy grandes formadas a partir de datos poco homogéneos. Los catálogos de biblioteca han sido, tradicionalmente ‘pequeños’ (**) y eran (son) buscables a partir de términos de indización preestablecidos y precoordinados (los encabezamientos de autores y de materias). Pero los catálogos dejaban fuera de la consulta una parte sustancial y quizá la más cara de los contenidos contratados por una biblioteca: los artículos de las revistas suscritas.

Los instrumentos de descubrimiento combinados con índices agregados están configurando un nuevo entorno al que Jason Vaughan se refiere como “Web scale discovery services” (ver: Library Technology Reports, v. 47 (2011) n.1)

Lo sustancial: gestionar contenido, no formatos. La separación por forma (libros de revistas, videos de libros…) tiene como sustrato la incapacidad tecnológica de manejar con los mismos instrumentos objetos con características físicas distintas. A veces hemos hecho del vicio virtud y en el pasado hemos llegado a tener en nuestras universidades salas de revistas completamente separadas de los libros como se separaba en el pasado niños de niñas en las escuelas. Lo sustancial enmostrar lo que tenemos, lo que tiene la biblioteca. Mostrarlo todo, junto pero no revuelto, ofrecer al usuario un instrumento para refinar la búsqueda y terminar definiendo el conjunto de lo que sea de su interés.

La presión por renovar
Algo nuevo parece cocerse, nos dice Breeding, en este mundo del mercado de los sistemas integrados de gestión de bibliotecas. El uso incremental (con un crecimiento lento) de programas de código abierto es a mi entender un síntoma de cansancio de muchas bibliotecas por los productos tradicionales que llevan ya en el mercado unos 30 años y que en lo sustancial han cambiado poco. Las bibliotecas fueros sólo físicas, individuales y contenían materiales impresos. Hoy son, además, virtuales, trabajan en red o consorcio y tienen materiales de todo tipo. No pueden continuar siendo servidas por programas compuestos por los módulos de adquisiciones, seriadas, catalogación…

Lo sustancial: recuperar la delegación de la innovación que hemos hecho en unas pocas empresas para recuperar las bibliotecas la innovación. ¿Cómo? De la misma forma que se está innovando hoy en la red, con una estructura abierta de datos sobre la cual se puedan construir pequeñas e independientes aplicaciones.

(*) Ver el post sobre el análisis de 2009
http://bdig.blogspot.com/2010/04/automatitzacio-de-biblioteques-mes.html
o el de 2010
http://bdig.blogspot.com/2009/04/el-mercat-de-lautomatitzacio-de.html
(**) El mayor catálogo –WorldCat- tenía no más de 40 M de registros bibliográficos hace unos 10 años y hoy tiene más de 200 M.
En la foto, parte de la instalación de ordenadores de Nexica,
empresa que proporciona servicios de alojamiento de servidores y de cloud computing (entre otros)